Social Icons

lunes, 13 de enero de 2014

El Real Zaragoza se reconcilia con la Romareda

El Real Zaragoza llegaba a la Romareda con la moral alta tras la sufrida victoria del pasado fin de semana ante el Sporting de Gijón. Por primera vez en la temporada el equipo había entrado en puestos de Playoffs y la derrota del Éibar permitía al equipo maño alcanzar al equipo vasco y afianzarse en la zona noble en caso de una victoria frente al Alcorcón.
Paco Herrera volvía a cambiar por enésima vez su estilo de juego y dispuso un 4-4-2 en el terreno de juego, con Luis García y Barkero en bandas y Roger y Paco Montañés  como referencias ofensivas. El  doble Pivote lo ocupaban Acevedo y Paglialunga y Arzo debutaba en la Romareda en el centro de la zaga  junto a Álvaro. Con la ausencia de Henríquez y con Víctor en el banquillo, el técnico apostaba por jugadores de toque para mantener la posesión frente a otros jugadores que pudieran darle mayor verticalidad y desborde.

Gran primera mitad

El partido comenzaba con una buena combinación de los jugadores de ataque blanquillos que levantaba los aplausos de la grada pero que acababa despejando la zaga del Alcorcón. Poco después a punto estaba de adelantarse el Alcorcón en un saque de falta en el que se quedaban solos varios jugadores del Alcorcón. Por fortuna para los locales no consiguieron conectar con precisión el remate.
Barkero, muy participativo, se ofrecía contantemente y ayudaba a su equipo a mover el balón y Montañés, jugando esta vez por dentro, buscaba siempre desmarques en profundidad aprovechando su gran velocidad. El Alcorcón apenas pasaba de su propio campo y el Real Zaragoza se acercaba cada vez más a la portería de Dani Giménez. En un saque de banda rápido de Cortés iba a llegar el primer gol del partido. Montañés recibía y ponía un gran centro raso para que Roger rematara. El portero del Alcorcón rechazaba pero Barkero, totalmente solo,  empujaba el balón al fondo de las redes.
El Alcorcón comenzaba a estirarse en ataque y el Real Zaragoza aprovechaba para salir rápido a la contra buscando a Montañés y Roger. En una de esas contras caía Montañés dentro del área y la Romareda estallaba contra el árbitro, que no señalaba la pena máxima. Con el paso de los minutos, el Alcorcón se hacía con la posesión del esférico fruto de la relajación zaragocista. Pero el Real Zaragoza seguía llevando mucho peligro a la contra y de un pelotazo de  Rico llegaba el segundo gol del equipo maño. El defensor del Alcorcón cedía de cabeza al portero y Roger, muy atento, no desperdiciaba el regalo y llegaba antes que el portero para recortarle y marcar a puerta vacía.

El gol dejaba muy tocado al Alcorcón y espoleaba a los locales, que se hacían con la posesión y buscaban la sentencia en el marcador.  Montañéscreaba peligro siempre que recibía el balón y provocaba la primera tarjeta del partido para Chema. La zaga del Real Zaragoza se mostraba muy segura y Arzo volvía a demostrar que su adaptación al equipo estaba siendo perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada